Publicidad

Consumidor Tecnología

El auto ideal para nuestros viejos

Con la edad vamos perdiendo reflejos. Eso no es un secreto. Si bien hay jóvenes que tienen malos reflejos y viejos que pueden ser malabaristas, lo normal es que con el paso de los años perdemos muchas cosas que nos ayudan a conducir mejor.

Aparte de tener reacciones más lentas, también perdemos visión periférica y fuerzas para reaccionar cuando un auto pierde el control por situaciones ajenas a nuestra voluntad, como un choque lateral, un hueco en la carretera y hasta un patinazo en días de lluvia.

Prevención de accidentes

Imagen de sensores de la tecnología Ford Co-Pilot360™

Los nuevos autos en el mercado cuentan con elementos de seguridad que hace apenas 20 años no existían o eran para autos de marcas exclusivas. Sensores para detectar puntos ciegos al dar reversa o al cambiar de carril, frenado automático y cámaras de reversa son de los más que encontramos en autos modernos. Otros autos pueden girar el guía para esquivar algo que implique una colisión inminente.

Existen sistemas para detectar cuando el conductor se está quedando dormido con alertas auditivas o vibraciones para hacer reaccionar al conductor. En el peor de los casos hay autos capaces de estacionarse solos cuando no se detecta reacción del conductor.

Sistema «Auto Hold» de Lincoln

La marcha trasera involuntaria también puede causar accidentes. Si estamos detenidos en una cuesta y soltamos el freno para arrancar, el auto puede moverse hacia atrás. Los autos modernos cuentan con sistemas para prevenir esta situación.

Distracción al conducir

Sin importar la edad, la mayor causa de los accidentes es la distracción y el mal uso de los celulares es una de las principales causas. La National Safety Council de Estados Unidos informó que 1 de cada 4 accidentes son causados por conductores distraídos. La mayor causa de distracción: el smartphone.

Sensores para evitar salirse del camino. Parte del sistema IntelliSafe de Volvo.

Algunas marcas de autos están trabajando en sistemas que detectan los laterales del camino para mantener el auto en el carril. Ante una distracción, el sistema emitirá alertas y detendrá el curso del auto para que no se salga del camino.

Para forzarnos a dejar nuestro celular en un lugar adecuado al conducir, los autos cuentan con sistemas Bluetooth para conversaciones con manos libres, sistemas de navegación integrados al auto, Android Auto o Apple CarPlay para conectividad de celulares y hasta cargadores inalámbricos.

 

Distracción luego de estacionar

Nissan Rear Door Alert. Parte del Nissan Intelligent Mobility.

Los accidentes no siempre suceden conduciendo. Dejar niños o mascotas dentro de un auto, bajarse del auto mientras este se encuentra en un cambio de en marcha, o simplemente dejar las llaves adentro, son situaciones que pueden llevarnos a situaciones lamentables y muchos autos ya cuentan con alertas para evitar estos olvidos.

Cámaras 360º

Aparte de los sensores, las cámaras son aditamentos comunes en autos nuevos. Aparte de la cámara trasera muchos vienen con cámaras en los cuatro lados del vehículo.

La cámara delantera nos puede ayudar a salir de una calle o estacionamiento en donde no tengamos buena visibilidad. También es muy útil a la hora de estacionarnos de frente. Las cámaras laterales permiten ver si hay niños o animales pequeños que puedan ser golpeados. También son muy útiles a la hora de estacionarnos de manera paralela.

Seguridad durante un impacto

Solemos pensar que el mejor auto es el que el abuelo compró en los años 70 con sus fuertes bumpers y carrocería. Sin embargo las pruebas de choque frontales han demostrado que mientras más viejos los autos, más resisten un impacto en su estructura pero causa más daño a sus ocupantes. Por el contrario, los autos nuevos suelen destruirse ante un impacto fuerte pero sus ocupantes tienen mucha protección que puede salvar sus vidas.

Las bolsas de aire, por ejemplo, llevan años disponibles en los autos y está probado que salvan vidas a menos que tengan defectos de fábrica. Lo que no sabemos es en qué condición están las bolsas de aire de un auto viejo y si estas han sido desconectadas por propietarios anteriores. Una forma de saberlo es observar si cuando vamos a encender el auto, la bombilla de la bolsa de aire se enciende y luego apaga. Si la bombilla nunca prende, esta puede estar desconectada o fundida. Si prende y nunca apaga, puede haber un problema. Los autos más modernos cuentan con una serie de bolsas de aire que aparte de las delanteras, incluyen las laterales y hasta las de protección de rodillas. Esto convierte al auto en una «burbuja de seguridad» a la hora de un impacto fuerte.

El frenado automático luego de una colisión es algo que pocos autos traen. Luego de un choque y que todo el auto esté cubierto con bolsas de aire, el auto accidentado puede estar en marcha y causar otros accidentes. Varias automotrices ya cuentan con sistemas que detienen los autos luego de una colisión.

El sistema anti colisión de Infiniti avisa de manera visual y auditiva que puede ocurrir un accidente, además frena de manera parcial. Si el conductor no reacciona, el auto aplicará los frenos más fuerte.

 

Protección de autos de carrera para todos

Aditamentos de seguridad de autos de carrera también han sido incorporados en los autos modernos para el uso familiar. Los roll cage (o jaula antivuelco) por ejemplo están integradas en las puertas, pilares de las puertas y capota de muchos autos y SUVs. También se ha adquirido de autos de pistas los sistemas de aislar el flujo de gasolina para evitar incendios luego de un accidente.

Hora de cambiar el auto

Una de los momentos más agradables en la vida de nuestro auto es el día que damos el último pago y lo más justo es quedarnos con ellos un tiempo para «dejar descansar el bolsillo». Con esto en mente, un auto que ya tiene varios años y que «todavía está bueno» probablemente carece de estos sensores de seguridad mencionados, o peor aún, que creamos que los tienen y que hayan dejado de funcionar.

No siempre tenemos que tener la última tecnología del mercado. Si nuestros reflejos siguen buenos y no somos conductores distraídos, podemos conducir cómodamente con los sensores humanos, pero si nosotros o nuestros viejos ya no reaccionamos como antes, es hora de permitir que la tecnología trabaje para cuidarnos.

 


 

 

Publicidad

Dejar un Comentario