Curiosidades Industria

ID.BUGGY: un auto que «tendremos» que volver a construir

Recientemente la automotriz alemana Volkswagen presentó un concepto del «buggy» de arena que se construía en los años 60’s utilizando la plataforma del Volkswagen Beetle. El auto de esa época fue ideado por un ingeniero, constructor de botes y surfer de California de nombre Bruce Meyers. Era un escarabajo modificado con fibra de vidrio, al que se le removían las puertas, la capota, los parachoques y otros componentes para hacerlo liviano y darle un distintivo playero al auto.

En el pasado Salón del Automóvil de Ginebra (GIMS) – que se llevó a cabo a principios de este mes – fue presentado un concepto de lo que sería el Buggy (también conocido como Manx) utilizando la nueva plataforma eléctrica de VW llamada MEB por sus siglas en alemán («Modulare E-Antriebs-Baukasten») que significa en español «kit de herramientas de electrificación modular».

Al leer la palabra «kit» inmediatamente pensamos en los autos que vienen para ser construidos de manera casera y hacer un Buggy no es una idea tan descabellada. Después de todo, tenemos más tecnología que en los años 60’s. Para aquel entonces, la empresa B. F. Meyers & Co. (1964-1971) la empresa diseñaba estos «kits» que podían ser ensamblados en el taller de una casa. A partir del 2000, una nueva empresa de los herederos de Meyers fue creada con el nombre Meyers Manx, Inc., lo que podría significar que estos «kits» puedan regresar al mercado.

 

¿Por qué no esperar por VW?

La marca presentó este modelo como un concepto que no irá a producción. VW desea construir el I.D. CROZZ SUV, la van I.D. BUZZ y otros modelos de propulsión eléctrica con el fin de darle a la marca un giro libre de contaminantes para el 2025. Sin embargo, este modelo fue presentado con todos sus detalles como si fuera un auto que saldría a producción.

El ID.BUGGY combina una batería de 62 kWh con un motor eléctrico de 201 hp que impulsa las ruedas traseras. En la carretera, el ID.BUGGY puede alcanzar 62 mph en 7.2 segundos y viajar hasta unas 155 millas aproximadamente. Pero es en modalidad todoterreno donde el ID.BUGGY está realmente diseñado para brillar.

Al igual que la versión casera de antes, no hay puertas ni techo, aunque el logotipo de VW iluminado funciona como una señal de que el ID.BUGGY proviene del futuro eléctrico. El diseño exterior se inspira en la magia de la fibra de vidrio de los 60 con una curva espectacular hacia arriba, desde la parte delantera hasta la parte trasera, con neumáticos todo terreno en ruedas de 18 pulgadas y una mayor altura del piso a diferencia de otros conceptos MEB.

Todo el interior se fabricó a partir de un material impermeable, y aunque hay un techo de lona removible que proporciona cierta protección para la lluvia, el ID.BUGGY tiene un diseño a cielo abierto como el buggy de antes. Hay un tablero digital minimalista y resistente a la intemperie e incluso un toque atractivo en los pedales, con una flecha de «reproducir» en el acelerador y un símbolo de «pausa» en el freno.

El ID.BUGGY se diseñó para facilitar movimientos similares con el chasis MEB por primera vez con una carrocería que se puede quitar después de la compra debido a un mínimo de sensores de tecnología, lo que puede permitir que los sucesores del Bruce Meyers del siglo 21 lleven al ID.BUGGY hacia nuevas direcciones.

Oficialmente, el ID.BUGGY es solo una idea de cómo el chasis MEB podría dar como resultado un vehículo divertido para conducir y no un vehículo de producción real. Pero la flexibilidad de los futuros vehículos eléctricos de Volkswagen significa que un buggy arenero eléctrico «home made» podría convertirse una vez más en un espectáculo en las costas.


 

Dejar un Comentario