Futuro Industria

Se queda la Porsche Macan sin gasolina

No, no se ha quedado sin gasolina literalmente. Es que la próxima generación del Porsche Macan será construida en formato completamente eléctrica. Se trata del primer deportivo del segmento de los SUV compactos eléctrico de Porsche y estará listo para salir de la línea de ensamblaje a principios de la próxima década.

Este desarrollo representa la expansión de la gama Porsche en el campo de la electromovilidad. El Taycan, el primer deportivo de Porsche ciento por ciento eléctrico –que llegará al mercado a finales de este año– será seguido poco después por una variante del mismo, el Taycan Cross Turismo.

“Electromovilidad y Porsche encajan a la perfección, no sólo porque comparten un enfoque de alta eficiencia, sino especialmente por el carácter deportivo que ofrecen”, dijo Oliver Blume, Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG.

Hasta 2022, invertiremos cerca de siete mil millones de dólares en movilidad eléctrica y, para 2025, 50 por ciento de todos los Porsche nuevos podrán tener un sistema de propulsión eléctrico”

La decisión de producir la próxima generación del Macan en las instalaciones que la compañía tiene en Leipzig (Alemania) fue tomada a principios de julio del pasado año. Con esta inversión en electromovilidad, la fábrica de Leipzig quedará en capacidad de producir vehículos completamente eléctricos en las líneas de producción ya existentes. La siguiente generación del Macan da el pistoletazo de salida a la electrificación. Igual que el Taycan, este deportivo del segmento de los SUV compactos dispondrá de tecnología de 800 voltios y estará basado en la arquitectura Porsche PPE (Premium Platform Electric), desarrollada en colaboración con Audi AG. Esto supone la viabilidad futura de las instalaciones, así como mejorar aún más su flexibilidad y eficiencia.

Porsche Leipzig GmbH comenzó con la producción en serie del Cayenne en 2002 y, por aquella fecha, contaba con 259 empleados. Desde entonces, la factoría ha ido evolucionando constantemente hasta convertirse en una de las instalaciones de producción más avanzadas y sostenibles que hay en la industria del automóvil. A partir de 2011, el Macan significó una revolución y, desde entonces, ha sido una historia de éxito para Porsche: cuando fue lanzado, la planta de Leipzig fue ampliada hasta convertirse en una ‘fábrica completa’, que incluye su propia nave de carrocerías y su taller de pintura. Cuando esta nueva fábrica inició sus operaciones en febrero de 2014, la previsión era producir 40.000 unidades al año del Macan.

Hoy se producen más de 90,000 vehículos anuales para todos los mercados del mundo. La actual fase de expansión empezó hace dos años y ha hecho posible que el modelo Panamera también se fabrique de forma íntegra en Leipzig. Con ello, hoy en día el número de empleados supera los 4,000. Desde la ceremonia de inauguración, en febrero de 2000, Porsche ha invertido unos 1,500 millones de dólares en el desarrollo de Leipzig. 

Dejar un Comentario