Consumidor En Review

Diversas reacciones con la Rogue Sport de Nissan

Quienes tienen una Nissan Rogue adoran su crossover aparte de que es una SUV compacta sumamente cómoda. Tres de las personas que compartieron con nosotros este fin de semana tienen una Nissan Rogue y dos de ellas vieron la Rogue Sport y no se impresionaron. Luego de aclararles que son dos autos completamente distintos, lo vieron de otro punto de vista.

Por el contrario quienes no tienen una Rogue tuvieron opiniones distintas. Los más jóvenes se fascinaron con la unidad mientras que los mayores la encontraron un poco pequeña. La publicidad que se hace de este auto va precisamente dirigida al perfil de jóvenes universitarios. El Rogue Sport lleva 9 años en el mercado pero al traerla al territorio estadounidense decidieron cambiarle el nombre original, Nissan Qashqai por el Rogue Sport.

Según mencionamos en nuestro artículo comparativo entre la Nissan Rogue y la Rogue Sport, la Sport tiene un motor de 2.0 litros con 141 caballos de fuerza y 147 libras-pie de torque acoplado a una transmisión CVT. La transmisión Xtronic CVT de Nissan tiene un sistema llamado D-Step Logic Control el cual simula tener cambios en lugar de ser continua.

En el Rogue Sport SL la palanca de cambios viene forrada con una bota en piel que da la impresión de ser un auto de transmisión manual. Esta, de hecho, puede ponerse en modo manual y controlar 7 velocidades simuladas. Los movimientos del Rogue Sport, lejos de sentirse como una SUV o crossover se siente como un auto normal. Digamos que es un auto con ground clearance que permite sobrepasar reductores de velocidad o subir a alguna acera sin dañar el auto por abajo.

El modelo que probamos es el SL Premium Package cuyo costo ronda los $34,300 (el precio base comienza en los $25,000). Este modelo premium viene con aros de aluminio de 19 pulgadas, encendido por botón, cámara trasera, delantera y 360 grados para facilitar el estacionamiento, sistema de navegación, sistema de advertencia de puntos ciegos, aviso de cambio de carril involuntario, frenado de emergencias, moonroof y muchos otros extras.

Los asientos de nuestra unidad en piel perforada tienen la ventaja de no sentirse tan calientes aunque se estacione varias horas bajo el sol. Recorrimos buena parte de la zona este de la isla y sí podemos decir que después de varias horas sentados dejan de sentirse cómodos, algo que se puede mejorar, al menos para este modelo Premium.

Nuestra evaluación en general es que es un buen vehículo. El espacio de carga es generoso para un vehículo compacto y el uso de divisores en el baúl ayuda a estar mejor organizados. El asiento trasero tiene tres cinturones de seguridad pero para viajes largos lo mejor es tener dos ocupantes en el asiento trasero a menos que sean niños o personas delgadas. En cuanto a la altura de techo no está mal para personas de seis pies de altura aunque vayan en el asiento trasero.

La Rogue original comienza en $26,960 hasta $38,160 con todos estos features y mucho más pero doce pulgadas más grandes que se traducen a mayor espacio de carga y más comodidad para sus ocupantes. La diferencia entre los modelos básicos y los modelos SL Premium de ambas Rogue son entre $3,000 y $3,860, así que la decisión está más en el tamaño que prefiera el comprador.

Si estuvieramos buscando un auto para una persona joven, ya sabemos que la Rogue Sport sería una excelente alternativa. Si por el contrario estuviese buscando un auto familiar sin llegar a la Pathfinder, la Nissan Rogue original sigue siendo la mejor opción. 


Fotos propiedad de AütoMania.

Dejar un Comentario